google-site-verification: google69abd2ea90185450.html Las cuatro estaciones
Buscar
  • Aruna

Las cuatro estaciones

Había un hombre que tenía cuatro hijos. Quería que aprendieran a no juzgar las cosas superficialmente; entonces envió a cada uno por turnos a ver un manzano que estaba a una gran distancia.

El primer hijo mencionó que el árbol tenía las ramas desnudas, que estaba doblado y retorcido.


El segundo dijo que no, que estaba cubierto con brotes verdes y lleno de promesas.


El tercer hijo no estuvo de acuerdo, dijo que estaba lleno de flores y colorido, que tenía un aroma muy dulce y se veía muy hermoso.


El último de los hijos también discrepó, dijo que estaba lleno de frutos y hojas, repleto de vida y satisfacción.


Entonces el hombre les explicó a sus hijos que todos tenían razón, pero que cada uno había visto solo una de las estaciones de la vida del árbol.


Les argumentó que no debían de juzgar a un árbol, o a una persona, por solo ver una de sus temporadas, y que la esencia de lo que son, su experiencia vital, solo puede ser medida al final, cuando todas las estaciones han pasado.

Si te das por vencido en el invierno, habrás perdido la promesa de la primavera, la belleza del verano y la satisfacción del otoño. No dejes que el dolor de una estación destruya la dicha del resto.No juzgues la vida por solo una estación difícil. Persevera a través de las dificultades y malas rachas… mejores tiempos seguramente vienen por delante.








© 2013 Aruna-Yoga. Creado con Wix.com

  • Negro Facebook Icono
  • Negro Twitter Icono
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro del icono de YouTube
  • Negro del icono de Blogger