google-site-verification: google69abd2ea90185450.html
Buscar
  • Aruna

Tómate un momento


DESPERTAR

Mi propósito para el día

Te levantas sin observar cómo te encuentras, como te sientes?

Vas corriendo a todas partes?

Realizas tus tareas de forma mecánica

Estás de mal humor?

Contestas mal sin saber por qué?

Cuando te levantas es importante implantar una intención, un propósito que nos puede ayudar a ordenar pensamiento, emoción y acción, evitando una colisión entre ellos

Nos volvemos más conscientes de lo que hacemos

Esta práctica es lo primero que deberíamos hacer.

Al despertar, sentarse sobre la cama o en una silla.

En postura relajada. Cierra los ojos y conecta con las sensaciones de tu cuerpo.

Toma tres respiraciones profundas, inhalando y exhalando por la nariz.

Pregúntate ¿Cuál es mi intención para el día de hoy?

Piensa en las tareas y las personas que habrá en el día.

¿Qué es lo mejor de mí que puedo mostrar?

Como puedo ser mejor conmigo mismo?

¿Qué puedo mejorar o desarrollar?

¿Cómo puedo ser más compasivo con los demás?

¿Cómo puedo sentirme más centrado?

Establece una intención para tu día.

Por ejemplo: “Hoy voy a ser más amable con los demás”

“Hoy voy a ser más paciente”

Durante el día haz tres o cuatro pequeñas pausas para examinar cómo llevas tu propósito. Para ello, haz una pausa en tus actividades, respira dos o tres veces profundo y revive tu intención.

Estos pequeños “darnos cuenta” nos vuelven más conscientes cada día, y aumentan la calidad de nuestras relaciones, la comunicación con nosotros mismos, y regulan los cambios de humor.



COMER

Respira antes de comer.

Normalmente vamos con prisa, sin detenernos. Haciendo una pequeña pausa, podemos hacer más tranquilas las transiciones. Lleva tu atención hacia dentro con los ojos cerrados y comienza a respirar lentamente de 8 a 10 veces.Respiraciones sean profundas.

Escucha tu cuerpo. Tras estas respiraciones, lleva tu atención a las sensaciones físicas de tu cuerpo.

Pregúntate: En una escala de 1 al 10

¿Cuánta hambre tengo?

Observa las sensaciones físicas: vacío en el estómago, ruidos, ningún deseo de comer… Trata de no pensar ni juzgar la hora que es, o el tiempo transcurrido desde la última vez que comiste. Solo escucha tu cuerpo. Céntrate en él y no en tus pensamientos

Come de acuerdo al hambre que tengas. Estar conectado con estas sensaciones nos va a permitir ser más conscientes de qué comer y cuánto.

Practica la serenidad comiendo. Come despacio observando los sabores, como masticas, la respiración mientras comes.

Si no tomas tu bocado con amor, no lo comas. Presta atención plena al sabor, texturas, cantidad de satisfacción que recibes de ese alimento. Haz una elección consciente de lo que comes entorno a lo que disfrutas.


SALUD

Activa Mente y Cuerpo

Bicicleta, pesas, correr, caminar… ¿Qué tienen estos ejercicios en común? Una cosa: Pueden ser una Práctica de Atención. Simplemente hazte consciente de cómo la respiración entra en tu cuerpo y reparte fuerza y vigor.

Armoniza cuerpo y mente.

Marca tu objetivo. “Voy a ser consciente de las sensaciones que tengo mientras practico ejercicio”.

Calentar (5 Minutos) Durante el calentamiento céntrate tanto en el ritmo de tu respiración como en el movimiento.

Ejemplo: inhala 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, Espiro, 1 paso, 2 pasos… De este modo comienza a estabilizarse el sistema nervioso.

Mantén un ritmo (10 a 15 minutos) Incrementa la intensidad, pero sigue coordinando respiración y movimientos. Si te es difícil, atiende a la respiración. Se regulará solo.

Ponte a prueba (10 a 15 Minutos) Aumenta el ritmo, haz más repeticiones. Observa las sensaciones, cómo aumentan, como es ese estímulo, cómo te hace sentir más vivo.

Suelta (5 Minutos) Disminuye tu ritmo poco a poco. Observa cómo que sientes. ¿Aumentan o descienden las pulsaciones? ¿Estás seguro? Bebe algo no frío…. Despacio…. ¿Cómo te sientes?

Relaja (5 Minutos) Tranquilamente, reconoce el conjunto de sensaciones que fluye a tu alrededor. Y sonríe…



PAUSA

Haz una pequeña pausa

Nuestra mente se encuentra en todo momento en una actividad frenética.

Pero, aunque cada vez somos más capaces de hacer varias cosas a la vez, ciertamente, no es recomendable. Si nos encontramos sentados haciendo una actividad con nuestro ordenador, y estamos pensando en la siguiente, estamos enviando a nuestro cerebro un mensaje de salir corriendo. ¿Cómo reacciona nuestro cuerpo cuando corremos? Acelera el corazón, la respiración…. Estas señales potencian el estrés…

Una manera de evitarlo es prestando atención a la sensación de mi cuerpo en cada momento. Otra, es haciendo solamente una cosa a la vez. Hacer una cosa a la vez, no significa que no podamos hacer dos cosas a la vez. Significa que, si estamos haciendo dos cosas a la vez, no tengamos la cabeza en una tercera. O lo que es lo mismo… mantén la atención en lo que estás haciendo, sin pensar en otra cosa. Este simple detalle puede evitar que tu cuerpo se tense y se mantenga relajado durante cualquier actividad.

Inicia tu actividad. Repite para ti mismo la frase “Estoy comenzando esta tarea…” y toma tres respiraciones profundas

Mantente enfocado. Repite para ti mismo la frase “Ahora solo toca hacer esto…” y suelta cualquier otro pensamiento de prisa, de recuerdo de la siguiente actividad…

El tiempo es el que es: Cada día tiene las horas que tiene y cada cosa necesita exactamente su tiempo. El exceso de expectativas con respecto al tiempo genera estrés. Se REALISTA con lo que puedes o no puedes hacer.

Utiliza una lista. No cargues mientras realizas la actividad con los asuntos pendientes en tu cabeza. Utiliza una lista. Cárgale el estrés a ella. Mantén tu cabeza despejada y enfocada solamente en aquello que estás haciendo.

Finaliza la actividad. Cuando concluyas la actividad, repite para ti mismo esta frase “Esta actividad a finalizado”… Tómate un par de minutos o el tiempo que creas conveniente antes de comenzar la siguiente… Un par de respiraciones siempre vienen bien…

Luego, revisa tu lista, tacha la anterior actividad, y antes de comenzar con la siguiente, comienza con el punto 1 de este ejercicio


Más info: www.iemt.es

© 2013 Aruna-Yoga. Creado con Wix.com

  • Negro Facebook Icono
  • Negro Twitter Icono
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro del icono de YouTube
  • Negro del icono de Blogger